Putas independientes madrid

condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero

La agencia o el club hace de intermediario, pero si la chica acepta el desplazamiento y una vez allí no se llega a un acuerdo, tiene todo el derecho del mundo de largarse.

De hecho, mientras conversaba con M. Me aconsejó que invirtiera tiempo en la 'diversión previa'. Él me "enseñaría a trabajar", o sea, a darles conversación y sacarles tantas copas como para que, al llegar a la habitación, estuvieran muy borrachos y se durmieran. Así que el gran y turbio truco residía en emborrachar a los clientes para cobrarles el alcohol y el sexo que no iban a tener, aunque se fueran creyendo que sí.

Piensa que estamos al lado de hoteles de mucha pasta", continuó M. Es como un control de alcoholemia", me aseguró el gerente. Desde , la prostitución no es un delito en España y, desde , en Cataluña existen licencias que regulan los locales donde se puede ejercer la prostitución. Insatisfecha con la explicación sobre la legalidad o no del negocio que no me acababa de quedar clara contacté con José Antonio Nin, portavoz de la Policía Nacional en Cataluña.

Las españolas que la ejercen libremente y se encuentran con esto tampoco suelen denunciar porque también suelen vivir situaciones de necesidad", reconoció. La línea de la coacción es muy fina, y eso sí es delito ", añadió el agente. La trata de personas es un delito perseguido y castigado a nivel internacional. España aplica un plan específico para luchar contra ella cuando es con fines de explotación sexual , que en febrero de este año dio comienzo a su segunda fase con el aumento de la presión sobre los clientes de prostitución.

La primera fase del plan mencionado se inició en abril de y acabó con 1. Como se puede ver en la tabla, las cifras de personas identificadas como víctimas de este delito en España ha ido variando a lo largo de los años. La mayoría de las mujeres que se prostituyen son obligadas a hacerlo por parte de mafias de trata de personas. Estas organizaciones criminales tienen como objetivo mujeres de países con dificultades económicas como Brasil, Paraguay, Nigeria, Rumanía y China.

La realidad es diferente: Hasta ahora sólo hemos incidido en uno de los actores que participan en el fenómeno de la prostitución: Sin embargo se suele olvidar que el trabajo sexual implica la existencia de otros actores sin los que esta actividad sería imposible: Hablar de trabajadora sexual implica hablar de clientes. Hablar de prostitutas implica hablar de prostituidores , los intermediarios proxenetas, chulos y la industria del sexo. Y también es imposible obviar a la sociedad en general: La construcción en el imaginario social de la mujer prostituta difiere significativamente de la construcción simbólica del hombre "prostituto" o "gigoló".

Mientras que la mujer prostituta sufre un alto estigma en el ejercicio de su actividad laboral, su "cliente" queda obviado incluso "olvidado" a nivel simbólico dentro de la comunidad y sus medios de control policiales y de presión social al hombre se le atribuyen necesidades sexuales que la mujer no tiene o no debe tener. Sin duda sería una interesante investigación. Son escasos los estudios que presentan el punto de vista de empresarios del comercio del sexo, como ANELA Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne , que aboga por la adopción de medidas reglamentaristas por parte del Estado español.

Uno de estos estudios ha sido realizado por el antropólogo José Luis Solana Ruiz, recogiendo las opiniones y posturas de dichos empresarios ante la prostitución. A grandes rasgos, ANELA se muestra partidaria de prohibir la actividad de la prostitución callejera bajo el lema de mayor higiene o garantías de seguridad adecuadas. Protesta ante las actuaciones legales y policiales en sus negocios y defiende el derecho a ejercer libremente su actividad económica como empresarios. Declaran que no tienen relación laboral con las mujeres que ejercen la prostitución, su actuación se limita a "poner la 'infraestructura para el sexo en libertad entre adultos' ".

Lo que parece evidente, en mi opinión, es que si ponen tanto interés en la reglamentación es porque el negocio debe ser muy lucrativo para ellos. Frente a esto, recientes investigaciones [Oso Casas, ; Pons i Antoni, ; Medeiros, ; Otegui, ; Solana Ruiz, ; Navarro, ] han indicado los aspectos que las trabajadoras sexuales señalan como positivos en el trabajo de calle: Obviamente, todo polo positivo tiene un polo negativo.

Las trabajadoras sexuales refieren como inconvenientes de trabajar en la calle: Ciertamente estos inconvenientes existen y hay que poner los medios para amortiguar sus consecuencias.

De hecho una legalización supondría una mejora de estas condiciones. Pero hay que tener cuidado al interpretar las peticiones de ANELA, pues, en mi interpretación, su interés no se centra en mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres, sino en defender sus intereses empresariales, alegando cuestiones de salud para lo que son simplemente cuestiones económicas y de poder. En este caso, salud y poder se convierten en un matrimonio perfecto al que los científicos sociales comprometidos hemos de cuestionar.

Bajo este paradigma legalicionista el país europeo que se suele tomar como ejemplo es Holanda. Sin embargo, las medidas que legalizan el ejercicio de la prostitución son de reciente aprobación, por lo que no existen valoraciones definitivas todavía. Existen varias formas de prostitución, entre ellas las famosas vitrinas, pero son los clubes los que representan la mayor parte de la industria del sexo en este país, y en menor medida, casas privadas de citas , en las fincas, servicios de "acompañamiento" y, por supuesto, trabajo de calle.

Pero Holanda también ha tenido su proceso histórico con respecto a este tema. Así, hasta su política era reglamentarista en la línea de lo anteriormente expuesto en este artículo. En esta fecha se pasó a una política abolicionista tolerante con la prostituta e intolerante con el proxeneta. Esto significa que permitía el ejercicio de la prostitución de una persona por su cuenta como expresión de las libertades civiles , pero penalizaba la explotación de un establecimiento de sexo, o sea, el hecho de dar un lugar a la prostitución.

La aplicación de estas medidas se hacía bajo el espíritu de tolerancia característico de las políticas holandesas: Actualmente, en Holanda la prostitución ha sido despenalizada y se ha iniciado una política legalicionista, siempre y cuando se trate de una opción voluntaria.

Esto supone reglamentar el funcionamiento de los locales, que pasan a ser gestionados como cualquier otro negocio comercial, y, a su vez, supone incorporar la prostitución como una profesión al derecho laboral y considerarla como un trabajo en la industria del sexo. En este sentido, la política de inmigración tiene una importante relación con las medidas que se toman para legalizar la actividad de la prostitución a efectos de no producir discriminación hacia las mujeres extranjeras que trabajan en el sector del sexo.

Esto es ya una discriminación importante que no se da en otras profesiones, por lo que la lógica que subyace en el fondo, en mi opinión, sigue siendo que la prostitución es algo "especial" que hay que controlar de alguna manera. Si un país no te permite la entrada con un contrato de trabajo sexual y sí con un contrato de trabajo doméstico, seguimos hablando de estigma, de control y no de igualdad real ni legal en materia laboral.

El cuerpo como mercancía y como víctima: Para este discurso, la prostitución es siempre una forma de esclavitud sexual. Es una forma de violencia contra las mujeres que atenta contra su integridad y dignidad.

Un importante sector feminista se encuadra en estos tipos de políticas. Al mismo tiempo, los Estados que corroboran este convenio "se comprometen a adoptar medidas para la prevención de la prostitución, la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución" [Gutiérrez, Prostitución es siempre equivalente a esclavitud sexual.

Coherente con este planteamiento, la postura política adoptada por estos movimientos hoy en día supone definir la prostitución como una forma de violencia contra las personas que la ejercen. Defiende que se trata de una cuestión ética: Las palabras de Rosario Carralero, miembro de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres de Madrid, reflejan también esta idea de que el cuerpo femenino se convierte en una mercancía: La compra del cuerpo de las mujeres presenta enormes similitudes con nuestro comportamiento de consumo [ Desde esta óptica el modelo de reglamentación opuesto al abolicionista supone organizar "la venta del cuerpo de las mujeres", legitimar el "mercado de cuerpos femeninos destinados a la población masculina para su consumo individual con fines sexuales" [Carralero, Detractores de esta postura señalan que prostituirse es sólo un intercambio de servicios sexuales por dinero.

No se vende el cuerpo, ni la persona, se venden sólo servicios sexuales. El de "objeto" de consumo. Y convertir la sexualidad femenina en un objeto comercial atentaría contra la integridad y dignidad de las personas. Para estas teóricas la prostituta es siempre una víctima cuya capacidad de decisión se encuentra limitada por unas condiciones sociales estructurales pobreza, marginación, falta de oportunidades, abuso sexual.

El Estado se convierte en "salvador" de las prostitutas ofreciéndoles "alternativas" rehabilitadoras normalmente la limpieza de casas. Frente a estas posturas, muchas son las críticas y replanteamientos de científicos y, especialmente, de las propias trabajadoras sexuales, tal y como lo he expuesto. Gould describe el proceso por el que se aprueba en Suecia, en , la ley denominada Sexkdpstag, que regula la compra y venta del sexo penalizando al consumidor.

condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero

Condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero -

La industria del sexo: Hay quienes proponen la instauración de controles médicos sanitarios obligatorios para las trabajadoras del sexo. En principio a todo el mundo.

: Condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero

Condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero Prostitutas ecuatorianas prostitutas en siete palmas
SEXO ANAL PROSTITUTAS PROSTITUTAS ARGENTINA 224
PROSTITUTAS FOLLANDO POLIGONO PROSTITUTAS RUSAS XXX 43
El fulgor de la noche: En este sentido, los discursos reglamentaristas y laboralistas de la prostitución suponen el reconocimiento de la existencia de dicha actividad. Los burdeles "se disfrazan como hostelería"tal y como señala el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Extremadura. Esta circunstancia provocó la re. El juez insta al Estado a adoptar el denominado modelo nórdico, por el que se penaliza como delito la compra de servicios sexuales, no los servicios de las personas que ejercen la prostitución. En su resolución, el magistrado considera que existe una relación laboral entre la propietaria del negocio y las mujeres que se prostituían en el local, que no sólo se limitaba al alquiler de habitaciones. Para mas información consulta nuestra Política de prostitutas lujo madrid niñas prostitutas.

Las trabajadoras de este tipo de lu-. Mujeres inmigrantes en la industria del sexo. Mujer inmigración y trabajo. Trabajar en la industria del sexo. Recuperado el 5 de diciembre de del sitio web. Introduction to the cultural study of commercial sex. Recuperado de internet el 23 de. Estigmatización de las trabajadoras sexuales: Tesis de pregrado no publicada. The meaning of the purchase: Violence and legalized brothel prostitution in Nevada: US legal brothels and late capitalist consumption.

El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. La regulación de la prostitución en la legislación comparada. Prostitución, sexualidad y producción una perspectiva marxista. Publicación electrónica de la Universdidad Complutense de. Recuperado de internet el 23 de noviembre de en: Entorno, Experiencias sexuales e imagen corporal de sexo-.

Comprendo perfectamente que haya mujeres adultas que prefieran vender sexo que no su cuerpo: Y es la criminalización de la prostitución, como sucede con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, lo que impide que las hetairas puedan ejercer su trabajo en condiciones óptimas, seguras y saludables.

La trata, claro, es un horror, y, como es natural, las prostitutas son las primeras interesadas en erradicarla. Pero la trata engorda con las prohibiciones. En los suecos promulgaron una ley que penalizaba la compra del sexo, es decir, perseguía al cliente pero no a la vendedora.

En sacaron un informe triunfalista en el que aseguraban que esa medida casi había acabado con la trata y la prostitución. En realidad lo que se publicó en todo el mundo fue un resumen en inglés, no el informe entero, y resultaba muy convincente; incluso yo, que siempre he estado a favor de la legalización de la prostitución, porque me parece una medida obvia para proteger y dar poder a las mujeres que la ejercen, recogí esos resultados en un artículo.

Pero luego empezaron a salir multitud de trabajos criticando el estudio. La Universidad de Lund Suecia investigó los efectos de la aplicación de la ley entre y y sus resultados son demoledores: Sólo creemos lo que queremos creer, aunque haya mil datos que contradigan nuestro pensamiento fosilizado. El pasado 6 de octubre, las prostitutas del polígono de Villaverde Madrid presentaron la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo Afemtras:

0 thoughts on “Condiciones laborales de las prostitutas en españa prostitutas por dinero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *